AcercaComo TrabajamosPara compartirVĂ­veloEl corchocontacto.php

 



10 de Marzo de 2015
Dios me permitió hacer éste curso en el momento más oportuno y especial en estos meses previos a mi ordenación. A decir verdad, estudiando teología, ya había estudiado muchos términos, pero creo que Dios quería que yo no me contentase con saber mucho sobre el amor, sino que amase de verdad y con todo mi ser. De cara al sol del Sagrario y junto a esta comunidad de hermanas y hermanos, mi corazón se ha bronceado y se ha caldeado. Y el milagro sigue...

Castel Di Guido, Roma ITALIA - 2015
  
H. Alexis, CHILE

10 de Marzo de 2015
Por medio de este curso el Amado de mi alma ha hablado con palabras claras y ciertas. Me ha renovado el amor primero por mi vocación sacerdotal y me ha hecho creer profundamente en el amor. Gracias.

Castel Di Guido, Roma ITALIA - 2015
  
H. Michael, ESTADOS UNIDOS

10 de Marzo de 2015
Amar y sentir amando. Dar y recibir. La vida ofrecida es la vida recibida, todo en la clave de nuestro Señor Jesucristo y la Virgen María. Me ayudó reconocer y entender lo que experimenté primero en mi vocación, y ahora, lo que Dios me llama a vivir profundamente para los demás.

Castel Di Guido, Roma ITALIA - 2015
  
H. David, ESTADOS UNIDOS

10 de Marzo de 2015
La llamada es promesa, esta frase resume el curso para mi. Dios nos llama y es la promesa de felicidad eterna, vemos esta llamada y promesa en nuestro cuerpo, también en toda nuestra persona.

Castel Di Guido, Roma ITALIA - 2015
  
H. John, ESTADOS UNIDOS

10 de Marzo de 2015
Es una experiencia que deberían hacer todos los que se preparan para el sacerdocio. Me cambió la vida porque me cambió el corazón. Dios obra muy poderosamente en este curso y obra milagros, porque Dios es quien ocupa el primer puesto en cada momento del curso. Es un "lugar" en el que Dios como médico de almas va curando y limpiando nuestro interior de un modo fuerte y eficaz. Sales afirmado en la fe, en la vocación propia y en tu sexualidad consagrada al Señor.

Castel Di Guido, Roma ITALIA - 2015
  
H. Javier, Roma ITALIA

10 de Marzo de 2015
Me ayudó a renovar la constante necesidad de remitirme a mi a su Hijo amado para poder amar como hermano, esposo y padre, amor que nace del corazón pero que se expresa en la mirada y en todo mi cuerpo. La idea de el misterio de la persona vista, admirada, contemplada a través del cuerpo redime en primer lugar a uno mismo y luego en cierto modo a los demás.

Castel Di Guido, Roma ITALIA - 2015
  
H. M. Alejandro, Roma ITALIA

10 de Marzo de 2015
Me iluminó para descubrir más la verdad de mi mismo. De alguna manera me convencía de que todo lo que recibía en este curso estaba de verdad escrito en mi corazón. "¡Sí, eso me grita mi corazón, estás hecho para ser amado y amar!".
Me enamoré más locamente de mi vocación al mayor esponsal con Jesucristo. Me convenció más que mis anhelos más hondos de esponsalidad y paternidad serán colmados plenamente y sobreabundantemente en ésta vocación. Quiero abrirme para acoger en mi el don que me viene del Esposo.

Castel Di Guido, Roma ITALIA - 2015
  
H. Miguel, MÉXICO

10 de Marzo de 2015
Lo que sucede es que no hay palabras que expresen lo vivido. Redescubrir al único motivo por el cual he dicho sí a Cristo es algo maravilloso. No sé que querrá de mi después de eso, pero sí sé que me llama a amar y eso es lo que me llena.

Castel Di Guido, Roma ITALIA - 2015
  
H. Renán, Roma ITALIA

10 de Marzo de 2015
La vida sólo tiene sentido en el amor. Quien ama realmente VIVE. En este curso aprendí a amar más: los contenidos, las experiencias, la comunidad tan hermosa que ahí se creó (como una familia) y el estar tanto tiempo ante el SOL de AMOR (La Eucaristía) y la Madre del AMOR (la Virgen María).
¡Gracias gran familia Amor Seguro!

Castel Di Guido, Roma ITALIA - 2015
  
P. Juan José, MÉXICO

10 de Marzo de 2015
En un mundo en el cual la sexualidad se ha desvirtuado, en el cual el hombre y la mujer no pueden descubrir a Dios en el brillo de sus miradas y en la belleza de sus cuerpos, Amor Seguro, como una gran obra de Dios, ha renovado en mi la fe en el amor y en el poder redentor de la gracia.
Doy gracias a Dios por el don maravilloso del celibato y la virginidad y le pido que el mundo de hoy pueda descubrir en nuestros ojos su amor misericordioso y el poder de su gracia redentora. ¡Muchas gracias!

Castel Di Guido, Roma ITALIA - 2015
  
H. Víctor Alejandro, Roma ITALIA

VER MÁS  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32  

© Amor Seguro, A.C.| Todos los derechos reservados | Mérida, Yucatán, México | Website por