AcercaComo TrabajamosPara compartirVĂ­veloEl corchocontacto.php

 



25 de Julio de 2016
Me di cuenta que todo el tiempo que según yo he estado "cerca" de Dios no era realmente verdad. Salgo de aquí sabiendo lo que es realmente estar cerca de Dios, que me habla a través de tantas maneras y a través de tan lindas personas. Nunca había sentido tanto amor, es un lugar en donde me sentí muy aceptada y me di cuenta que aquí no tengo que fingir ser alguien más. Dejo Pipiol sabiendo que tengo muchas amigas y amigos, una familia en diferentes lugares de México y del mundo. Gracias por todo Amor Seguro gracia a ustedes me sentí como en casa y me di cuenta de lo increíble que es la familia y me hacen aprender a valorar más a la mía. ¡Gracias ETHOS!

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Valu, MÉXICO

25 de Julio de 2016
Pues mi experiencia en ETHOS me cambió mucho la forma de ver las cosas que pasan normalmente. Yo me sentía muy cómodo aquí y puedo decir que encontré a Dios de una manera muy especial que muy pocas veces había experimentado. Llegué con pura gente desconocida y terminé con 95 hermanos que espero recen por mi - y yo estaré rezando por ellos.
CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Pablo, MÉXICO

25 de Julio de 2016
Yo al principio no tenía idea a lo que venía y a qué venía obligado, pero ahora que ya entiendo lo que Dios quiere para mi, salgo con las manos llenas.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Anónimo

25 de Julio de 2016
Ya desde hace mucho estaba buscando un tipo retiro o algo así que me llenara y bueno mi primera opción fue SEARCH y me lo cancelaron tres veces, entonces yo creo que Dios quería que estuviera aquí. Desde que llegué en el momento de cómo todos cantaban y te recibirían con un amor tan grande, el vacío que tenía se llenó súper rápido. ETHOS me encantó y todas las actividades están muy divertidas. Me encantaría volver a venir el próximo año.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Pau, MÉXICO

25 de Julio de 2016
Llegué con sed de la verdad, de experimentar lo que la Iglesia nos dice pero que muchas veces el mundo no nos deja ver: "El saber que eres hija amada del Padre, de Dios; y que tu finalidad es la felicidad". Hoy después de una experiencia de amor sincero, puro; me voy llena de alegría y gozo sabiendo que lo que la Iglesia nos dice no es una mentira, sino un camino lleno de alegría y felicidad verdadera.
Una plenitud en Dios que no hay palabras para explicarlo, simplemente lo tienes que experimentar, conocer y ver que es real que DIOS TE AMA.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Maria José, MÉXICO

25 de Julio de 2016
Yo llegué a ETHOS gracias a mis papás, llegué sin saber de lo que se trataba, llegando a Pipiol sin saber qué es lo que tenía que hacer. En menos de una hora yo ya me sentía en una familia, ya me había relacionado con muchas personas y me había dado cuenta de algo hermoso - que existen personas que piensan como yo. ETHOS ha cambiado mi forma de vivir y mi forma de ver a las personas. Me llevo una gran experiencia, grandiosa.
Estoy muy agradecido con Dios por darme la bendición de poder llegar a ETHOS, a Amor Seguro por acogerme y a mi nueva familia en la Iglesia por compartir momentos increíbles.
Gracias a todos, se los recomiendo - es una experiencia única, un ambiente muy padre, pláticas muy profundas. Regresaré el próximo año.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Daniel, MÉXICO

25 de Julio de 2016
Llegué con un corazón cerrado y con las pláticas y los encuentros seguidos con Cristo reparó mi corazón y supe que Él está vivo y está con nosotros y Él me regalo un corazón abierto, un corazón nuevo.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Sofía, MÉXICO

25 de Julio de 2016
Antes de llegar a ETHOS yo creía que no lo necesitaba, porque en éste momento de mi vida no estaba viviendo eso, aún así decidí venir porque sabía que algo se me podía quedar y además me encanta la Teología del Cuerpo. Llegué a ETHOS medio asustada de lo que iba a pasar, estaba por vivir una semana en un lugar en donde no tenía la menor idea de lo que iba a hacer. Cuando llegamos todo mundo nos decía: “Cuando llegue el sábado no se van a querer ir” y lo único que podía pensar es que no había manera de que no me quisiera ir. Llegó el último día y yo no me quería ir, eran tantas experiencias hermosas que había vivido que me quería quedar ahí y vivirlas eternamente.
Llegué con el corazón vacío y apagado y salí con un corazón radiante de tanto amar y recibir amor, me ayudó recuperar la alegría que se me había apagado, pero también tenía tantas ganas de irme y explicarle al mundo lo que había vivido – porque la Teología del cuerpo es algo tan hermoso que si lo conociera el mundo no sería igual.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Anónima

25 de Julio de 2016
Yo llegué a ETHOS casi obligada, apenas llegué ya quería irme, el martes yo sólo quería estar en mi casa. Empezaron las pláticas y me empecé a llenar poco a poco del amor de Dios. Pasaron los días y ya se sentía la unión del grupo. Las Adoraciones fueron impresionantes, llenas del Espíritu Santo. Yo en lo personal no sentí en esta semana ese Espíritu Santo que me hablaba, como otras personas lo sintieron y yo estaba desesperada por sentir eso, escuchaba a todos y yo decía que quería sentirlo, sentir que Dios le daba respuesta a mis preguntas, pero eso no pasó. A pesar de que no lo haya sentido así, en las adoraciones y misas si se llegaron a resolver algunas dudas por medio de las pláticas. Yo pienso que Dios decidió actuar en mi por medio de las pláticas, más que en las adoraciones o en la misa. A pesar de no haber sentido a Dios hablarme, sí llegué a sentir una paz y esperanza de que sí se pues, sí se puede vivir como Dios lo manda y que siempre que caemos hay que saber levantarnos. Las pláticas sobre la sexualidad me sirvieron mucho y definitivamente me regreso hoy a mi casa con un cambio, no pienso igual y estoy dispuesta para cumplir la voluntad de Dios.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Anónima

25 de Julio de 2016
“Dios no vale la pena, vale la vida”.
La verdad es que yo llegué con un corazón de piedra, muy pesado y durante toda la semana, Dios fue sembrando semillas de amor, fe, esperanza… pero más que nada de paz. Aquí pude encontrar un corazón nuevo y sensible, aprendí que mostrándome débil me hago más fuerte. Salgo con muchas ganas de vivir y disfrutar todos los frutos que Dios me regaló. Estoy plenamente feliz y en verdad creo que es necesario que los jóvenes vivamos y transmitamos la maravilla que Dios hizo y hace con nosotros.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Daniela, MÉXICO

VER MÁS  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30  

© Amor Seguro, A.C.| Todos los derechos reservados | Mérida, Yucatán, México | Website por