AcercaComo TrabajamosPara compartirVĂ­veloEl corchocontacto.php

 



25 de Julio de 2016
Es una experiencia que nunca antes viví, un verdadero encuentro con Dios, saber de dónde vengo, reconocer mi historia, sanar mis heridas. Sentí intensamente el amor de Dios que me quema por dentro, pude experimentar este mismo amor de Jesús en sus sacerdotes, sentirme como ese pequeño corderito, perdido, pero que El me había encontrad, experimenté su perdón, su misericordia, experimenté el amor fraterno en las pequeñas comunidades.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Anónima

25 de Julio de 2016
Me di cuenta que todo el tiempo que según yo he estado "cerca" de Dios no era realmente verdad. Salgo de aquí sabiendo lo que es realmente estar cerca de Dios, que me habla a través de tantas maneras y a través de tan lindas personas. Nunca había sentido tanto amor, es un lugar en donde me sentí muy aceptada y me di cuenta que aquí no tengo que fingir ser alguien más. Dejo Pipiol sabiendo que tengo muchas amigas y amigos, una familia en diferentes lugares de México y del mundo. Gracias por todo Amor Seguro gracia a ustedes me sentí como en casa y me di cuenta de lo increíble que es la familia y me hacen aprender a valorar más a la mía. ¡Gracias ETHOS!

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Valu, MÉXICO

25 de Julio de 2016
Pues mi experiencia en ETHOS me cambió mucho la forma de ver las cosas que pasan normalmente. Yo me sentía muy cómodo aquí y puedo decir que encontré a Dios de una manera muy especial que muy pocas veces había experimentado. Llegué con pura gente desconocida y terminé con 95 hermanos que espero recen por mi - y yo estaré rezando por ellos.
CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Pablo, MÉXICO

25 de Julio de 2016
El amor no se sabe, sino que se siente. ETHOS es una experiencia que simplemente no se puede poner en palabras, cada momento vivido son probaditas de cielo. Esta semana no sólo aprendí a amar, sino a sentirme amada, rodeada de niños que empezaron como desconocidos y acabaron como mis hermanos. Es impresionante lo que uno vive aquí, y ver cómo Dios en serio renueva los corazones de todos. No hay manee de contar lo que ha pasado en este campamento, pero definitivamente me abrió los ojos ante la verdad y no se me va a olvidar nunca.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Marifer, MÉXICO

25 de Julio de 2016
Ya desde hace mucho estaba buscando un tipo retiro o algo así que me llenara y bueno mi primera opción fue SEARCH y me lo cancelaron tres veces, entonces yo creo que Dios quería que estuviera aquí. Desde que llegué en el momento de cómo todos cantaban y te recibirían con un amor tan grande, el vacío que tenía se llenó súper rápido. ETHOS me encantó y todas las actividades están muy divertidas. Me encantaría volver a venir el próximo año.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Pau, MÉXICO

25 de Julio de 2016
Llegué con sed de la verdad, de experimentar lo que la Iglesia nos dice pero que muchas veces el mundo no nos deja ver: "El saber que eres hija amada del Padre, de Dios; y que tu finalidad es la felicidad". Hoy después de una experiencia de amor sincero, puro; me voy llena de alegría y gozo sabiendo que lo que la Iglesia nos dice no es una mentira, sino un camino lleno de alegría y felicidad verdadera.
Una plenitud en Dios que no hay palabras para explicarlo, simplemente lo tienes que experimentar, conocer y ver que es real que DIOS TE AMA.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Maria José, MÉXICO

25 de Julio de 2016
Llegue a ETHOS con muchas heridas, dudas y falta de amor. Acá me di cuenta de lo mucho que me ama Dios. Que soy su hija y que no importa las veces que lo he herido Él siempre me va a perdonar porque su misericordia y amor son infinitos.
Para mi ETHOS es un pedacito de cielo en el cual aprendes de dónde vienes y hacia dónde vas, en el cual descubres el poder del amor y conoces personas que están en la misma lucha que tu.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Helena, COLOMBIA

25 de Julio de 2016
Llegué con un corazón cerrado y con las pláticas y los encuentros seguidos con Cristo reparó mi corazón y supe que Él está vivo y está con nosotros y Él me regalo un corazón abierto, un corazón nuevo.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Sofía, MÉXICO

25 de Julio de 2016
Antes de llegar a ETHOS yo creía que no lo necesitaba, porque en éste momento de mi vida no estaba viviendo eso, aún así decidí venir porque sabía que algo se me podía quedar y además me encanta la Teología del Cuerpo. Llegué a ETHOS medio asustada de lo que iba a pasar, estaba por vivir una semana en un lugar en donde no tenía la menor idea de lo que iba a hacer. Cuando llegamos todo mundo nos decía: “Cuando llegue el sábado no se van a querer ir” y lo único que podía pensar es que no había manera de que no me quisiera ir. Llegó el último día y yo no me quería ir, eran tantas experiencias hermosas que había vivido que me quería quedar ahí y vivirlas eternamente.
Llegué con el corazón vacío y apagado y salí con un corazón radiante de tanto amar y recibir amor, me ayudó recuperar la alegría que se me había apagado, pero también tenía tantas ganas de irme y explicarle al mundo lo que había vivido – porque la Teología del cuerpo es algo tan hermoso que si lo conociera el mundo no sería igual.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Anónima

25 de Julio de 2016
Yo llegué a ETHOS casi obligada, apenas llegué ya quería irme, el martes yo sólo quería estar en mi casa. Empezaron las pláticas y me empecé a llenar poco a poco del amor de Dios. Pasaron los días y ya se sentía la unión del grupo. Las Adoraciones fueron impresionantes, llenas del Espíritu Santo. Yo en lo personal no sentí en esta semana ese Espíritu Santo que me hablaba, como otras personas lo sintieron y yo estaba desesperada por sentir eso, escuchaba a todos y yo decía que quería sentirlo, sentir que Dios le daba respuesta a mis preguntas, pero eso no pasó. A pesar de que no lo haya sentido así, en las adoraciones y misas si se llegaron a resolver algunas dudas por medio de las pláticas. Yo pienso que Dios decidió actuar en mi por medio de las pláticas, más que en las adoraciones o en la misa. A pesar de no haber sentido a Dios hablarme, sí llegué a sentir una paz y esperanza de que sí se pues, sí se puede vivir como Dios lo manda y que siempre que caemos hay que saber levantarnos. Las pláticas sobre la sexualidad me sirvieron mucho y definitivamente me regreso hoy a mi casa con un cambio, no pienso igual y estoy dispuesta para cumplir la voluntad de Dios.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo
  
Anónima

VER MÁS  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34  

© Amor Seguro, A.C.| Todos los derechos reservados | Mérida, Yucatán, México | Website por