Virginidad de María y el celibato

¿Por qué atacan tanto el dogma de la virginidad de María antes, durante y después del parto? Por el valor que tienen la virginidad y la castidad, porque es ésta la hora de defender el celibato de los sacerdotes y vidas consagradas.

Te invito a conocer al Padre Santiago Martín, fundador de los Franciscanos de María. Sus homilías son increíbles.

Homilía, San Ildefonso, memoria (23.01.2020) Cortesía De Magníficat Tv, Proyecto Evangelizador De Los Franciscanos de María. https://www.youtube.com/watch?v=mRsbMliLMy4

La virgen fue siempre virgen, su virginidad canta el poder de Dios.

«He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel». Isaías, 7

El Dios de la vida – da vida en el vientre de mujeres estériles en las Sagradas Escrituras: Sara, esposa de Abraham, Rebeca, esposa Isaac, Raquel, esposa de Jacob,  la mamá de Sansón, Ana, mamá de Samuel, Isabel mamá de Juan el Bautista…

Cuando Dios da vida en el vientre de una mujer VIRGEN, manifiesta su Amor y poder, en María que creyó, confío y dijo SÍ.

Dios nos da la vida de GRACIA a través de manos ungidas de hombres de barro. Manifiesta su Amor y poder en sacerdotes célibes – como CRISTO – que diciendo SÍ ofrecen su cuerpo como templo vivo, morada viva del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

La castidad de San José y de María, la castidad de Jesús… cantan y anuncian la vida eterna, lo que seremos todos en el cielo: Célibes.

El mundo que ha hecho un ídolo del acto conyugal y del amor humano – no puede comprender cómo hombres y mujeres plenamente fecundos son capaces de optar libremente por el celibato.

Se es verdaderamente pleno y fecundo en el celibato, viviendo desde CRISTO ESPOSO, descubriéndole en la intimidad del dejarse amar por quien es la fuente misma del AMOR.

«…la opción por la virginidad o por el celibato para toda la vida, ha venido a ser en la experiencia de los discípulos y de los seguidores de Cristo, un acto de respuesta especial al amor del Esposo divino y, por esto, ha adquirido el significado de un acto de amor esponsal, es decir, de una donación esponsal de sí, a fin de corresponder de modo especial al Amor esponsal del Redentor; una donación de sí, entendida como renuncia, pero hecha sobre todo por amor”. Juan Pablo II – Catequesis 80, 1 – Abril 28, 1982

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *