AcercaComo TrabajamosPara compartirVĂ­veloEl corchocontacto.php

 



24 de Febrero de 2018
Entender la presencia de Dios y su imagen plasmada en el cuerpo humano a través de la teología del cuerpo ha sido vital para vivir mi vida con plenitud como mujer, esposa y madre. Entender la belleza y el amor que Dios me ha dado me ha dado cierta libertad de aceptarme y ser como Dios me ha creado y confiar en el Amor de mi Padre del cielo.

TIERRA SANTA, FEBRERO 2018
  
Anónimo

24 de Febrero de 2018
Si duda la peregrinación te hace oír, ver, respirar y sentir lo que Jesús sintió en su tiempo en la tierra, te lleva a hacer vida su palabra y a enraizar en ti cada Palabra dicha y vivida por Él. El curso complementa perfectamente y embona cada parte vivida durante cada día. En fin una experiencia única y un regalo para los q pudimos vivirlo.

TIERRA SANTA, FEBRERO 2018
  
Anónimo

24 de Febrero de 2018
Estos días en Tierra Santa fueron un verdadero encuentro con el corazón. Una alegría inmensa el encontrarme con la enorme sorpresa de que en él habita Dios. Una gran oportunidad para detenerse, mirar hacia atrás y descubrir no solo quien soy, sino a donde voy.
Esto es el mejor regalo que ha recibido mi alma en mucho tiempo y desearía que pudiera llegar a todo el mundo. No podemos seguir el camino siendo verdaderamente libres sin ser plenamente conscientes de que somos hijos amados del Padre y que camina en todo momento a nuestro lado.
Gracias a todo el equipo y a los participantes que tanto enriquecieron esta experiencia.

TIERRA SANTA, FEBRERO 2018
  
Anónima

24 de Febrero de 2018
Doy Gracias a Dios por haber llegado a Amor Seguro, gracias a ello, hoy me siento renovada y fortalecida en mi Fe.
Me ayudaron a abrir mi corazón a Jesús y a sentirme realmente en comunión con El. A sentir y vivir el evangelio como nunca en mi vida,
Gracias a Amor Seguro hoy sé con certeza absoluta que soy hija amada y predilecta de Jesús.
Renací en Dios, en el cristianismo y agradezco a cada uno de los que conforman Amor Seguro, a los Legionarios de Cristo y a todos mis compañeros.

TIERRA SANTA, FEBRERO 2018
  
Anónima

24 de Febrero de 2018
Para mi el haber ido representó un abrazo de Dios... Me recordó que soy su hija muy amada, su esposa y estoy llamada a dar vida. Las amistades que surgen son invaluables. El gozo y La Paz durante todo el curso es como vivir estacionados en el Monte Tabor todo el tiempo. La comunión entre todas las vocaciones: matrimonios, religiosas, sacerdotes, solteros y hasta una niña hizo que experimentara la BELLEZA de lo que realmente es y debería ser siempre la iglesia. Gracias Lorea y Sergio por su amor a la Iglesia al padre Jaime, Ricardo, Juan y a Rebeca y Ma Angeles. La voz de Rogelio con la canción justa para cada meditación es una caricia para el alma. Y a todos y cada uno que vivieron esta experiencia gracias por enriquecerme con su fervor y su testimonio. ¡Esta es una experiencia a través de la cual Dios restaura, libera, repara, y le da un nuevo soplo de vida a cada corazón! ¡Todos deberíamos vivirlo!!
¡Los amo! ¡Que Dios siga haciendo obras de arte en cada hijo suyo a través de Amor Seguro!

TIERRA SANTA, FEBRERO 2018
  
Ale Rojas :)

24 de Febrero de 2018
I. M. I La experiencia en Tierra Santa, entre peregrinación en el seguimiento de los pasos del Hombre - Dios y la riqueza del Curso de Teología del Cuerpo de Juan Pablo II, es única y marcó en profundidad mi vida. Fue intender aún más y aún mejor el abismo de Amor de nuestro Dios que me quiere participe en la relación interpersonal Trinitaria. No es algo de abstracto, mas en la convivencia entre nosotras se torna sensible y muy concreto en los detalles de cada día. Comprendí mejor mi llamada a ser hija, hermana, esposa, madre, redimida por Cristo con la Gracia del Espíritu Santo a gloria del Padre. ¡Qué maravilla! Agradezco a todos de corazón.

TIERRA SANTA, FEBRERO 2018
  
Md Mariapaola De Santi, Congregación Hijas de San José

24 de Febrero de 2018
Fue una experiencia inolvidable que no sólo me ayudó a renovar mi fe, si no a entender el llamado de nuestro Padre y la forma como debemos actuar como cristianos, fundamentado en mi caso en mi matrimonio y por ende mi familia. Fue un gran privilegio y un gran don de Dios Nuestro Señor haber recibido la impartición de este curso por grandes y extraordinarios sacerdotes y consagradas, además de haber convivido con otros religiosos y laicos como compañeros. Adicionalmente el que se haya conjugado el curso con la peregrinación a Tierra Santa fue algo inolvidable.

TIERRA SANTA, FEBRERO 2018
  
Anónimo

24 de Febrero de 2018
Mi primera visita a Tierra Santa y mi segundo curso con Amor Seguro y no pudo haber sido mejor. La convivencia en un grupo con la presencia de diferentes vocaciones más la preparación del staff de Amor Seguro y las aportaciones valiosisimas de los sacerdotes que nos guiaron por nuestro peregrinar, hicieron de esta experiencia algo muy enriquecedor en mi vida y en los corazones de cada uno de nosotros. Me quedo con el compromiso de dar algo de lo tanto recibido y de participar activamente con Amor Seguro para que esta Nueva Evangelización llegue a renovar a otros católicos y seamos más los comprometidos con Cristo en nuestras vidas.

TIERRA SANTA, FEBRERO 2018
  
Anónima

05 de Noviembre de 2017
Un reencuentro conmigo misma como hija amadísima de Dios trino y la santísima virgen, saber cuanto me aman y sentirlo como hace mucho no lo sentía.
Desde hace unos años estoy queriendo prepararme para ser una mejor persona, asistiendo a diferentes talleres y estoy segura me han servido mucho. Pero ninguno como este, donde el amor es la escencia pura a través de la mirada de Dios, dejando salir nuestros sentimientos como Dios nos vino a enseñar.

AMECAMECA, NOVIEMBRE 2017
  
Anónima

05 de Noviembre de 2017
Reconocerme creatura de Dios y amada inmensamente por El.
A pesar de considerarme cerca de Dios y vivir mi religión, siendo buena persona y ayudando a otros, me sentía vacía. Después de esta experiencia le he dado sentido a mi vida, entendiendo cual es mi verdadera misión en la vida a la cual tengo que entregarme con decisión, tomando riesgos y diciendo siempre "sí" a Dios, como lo hizo María y dejando que sea El quien actué pero entregándome al máximo a Él, en la vocación que me ha encomendado y transmitiéndolo a otros. Aprendí a reconocer mis heridas, a perdonar y perdonarme y a que tengo que ser testimonio de vida ayudando a otros a llegar a Dios a través de mi trabajo y entrega a los demás.

AMECAMECA, NOVIEMBRE 2017
  
Anónima

VER MÁS  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40  

© Amor Seguro, A.C.| Todos los derechos reservados | Mérida, Yucatán, México | Website por