VIRGINIDAD CRISTIANA

CELIBATO

SOY ELEGIDO, RESPONDO

Temas

  1. ¿Qué valor tiene la virginidad consagrada?
  2. ¿Qué valor tiene el celibato de los sacerdotes?
  3. ¿Cómo vive el virgen su dimensión filial?
  4. ¿Cómo vive el virgen su dimensión esponsal?
  5. ¿Cómo vive el virgen su dimensión paterna?
  6. ¿Qué es la paternidad/maternidad espiritual?
  7. ¿Por qué a los sacerdotes les llamamos padre?
  8. Cuando el sacerdote consagra el pan dice "Esto es mi cuerpo" ¿Qué nos enseña la teologí­a del cuerpo sobre la Eucaristí­a?

San Juan Pablo ofrece una visión hermosamente afirmante del celibato cristiano como un vivir la verdad completa de la sexualidad humana.

La superación escatológica del matrimonio abre, ya en este mundo, otro camino de realización del «significado esponsal» del cuerpo: la vocación a la virginidad, una de las «dos situaciones fundamentales» en que el hombre vive su vocación al amor.

Siguiendo el ejemplo de Cristo, que vivió esta «continencia por el reino de los cielos» y la propuso a sus discípulos, el cristiano descubre un modo nuevo de comunión en que vivir el don total de sí mismo, que se expresa por el «lenguaje», también corporal, de la continencia. 

De este modo la virginidad confirma el significado esponsal del cuerpo humano en su masculinidad y feminidad.

Este significado esponsal apunta al don total que la persona hace de sí.

La elección de éste modo de vida sólo es posible en virtud del don de Dios, que permite vivir «una nueva e incluso aún más plena forma de comunión con los otros». Una comunión más profunda donde la persona alcanza su verdadera plenitud, que es la comunión con Dios. Esta comunión es la que realiza la virginidad por el reino de los cielos.

Matrimonio y virginidad se iluminan mutuamente y se complementan.

Comunidad Amor Seguro
Teología del Cuerpo de San Juan Pablo II
Mérida, Yucatán, México

Síguenos


Nombre


E-mail


Comentarios


© Amor Seguro, A.C.  |  Todos los derechos reservados
Mérida, Yucatán, México  |  Aviso de Privacidad